Indian & arab recipes and culture

Recetas y cultura india, pakistaní y árabe

La mujer india- Viudas

Deja un comentario

UNA VEZ ENVIUDADA, DOS VECES DESPRECIADA

texto de ValentinUtrera

Quién lea este artículo que no piense que le es algo ajeno, que no sea “extraño” a esta tragedia, que no piense “a mi no…” como instintivamente hace la persona sana ante la enferma. Desde EEUU a Japón, pasando por España, no hay ningún país donde la mujer haya alcanzado la igualdad completa. Pero mientras en los países desarrollados las mujeres se van apuntando victorias que mejoran su situación, en la India el tiempo parece haberse quedado paralizado siglos atrás.

Según Uma Chakravarty, sociólogo de la Universidad de Delhi, ser viuda en la India es sufrir “una muerte social”.

gallery2

gallery4
gallery1

La raíz del problema reside en lo que los sociólogos hindúes denominan residencia “patrilocal” – costumbre de las novias hindúes a emparentar con las familias de sus prometidos, llegando a romper lazos en su mayoría con las suyas propias. En muchos casos, especialmente cuando quedan viudas tempranamente, la mujer queda a merced de sus parientes políticos, cuyo principal interés tras la muerte del marido es el librarse de tener que cargar con el sustento de la viuda.
La fe hindú tiene prohibido que las viudas vuelvan a casarse. Y eso, en las zonas rurales, donde vive la mayor parte de los mil millones de habitantes de India, es ley. La última vez que quemaron viva a una mujer en la pira funeraria de su marido fue en 1999. Ahora ya no las queman, simplemente las abandonan a su suerte y las estigmatizan obligándolas a vestir el sari blanco, a cortarse el pelo y a no llevar ningún adorno, nada que brille en sus dedos, en sus muñecas ni en su rostro. Tienen prohibido acercarse a cualquier festejo público, incluidos los casamientos. La razón es reprimir los deseos sexuales de la viuda, no sea que se vea tentada a traicionar a su difunto marido. Ahí está el origen, pero la marginación de las viudas tiene mucho que ver con la comodidad de una nueva India que emerge nutrida por la televisión y en busca de poseer, para lo cual es menester compartir menos.
gallery3

La preferencia de las familias indias por los hijos varones comienza desde el nacimiento y ha provocado millones de infanticidios de bebés niñas, al igual que sucede en China. Cuando crecen, las hijas suelen ser utilizadas para aumentar el estatus familiar con bodas arregladas entre familias y en las que las novias, por supuesto, nunca tienen derecho a elegir a sus parejas.La vida de la mujer que ha contraído matrimonio se pone al servicio del esposo y, si éste muere, la mujer pierde todos sus derechos. Mientras el hombre viudo puede volver a casarse y casi siempre cuenta con el apoyo de los hijos, las viudas deben permanecer de luto el resto de su vida. Aunque se hubieran casado siendo impúberes como Aduri Muni.

La tradición del mundo rural indio continúa siendo dar en matrimonio a las hijas cuanto antes y después esperar a que les llegue el primer periodo para enviarlas a la vivienda del marido. Cerca del 8% de las menores indias de entre 10 y 14 años están casadas y la cifra se eleva hasta el 50% cuando se considera a las adolescentes de entre 15 y 19 años.

Las mujeres, al enviudar, suelen desconocer que tienen derecho sobre las posesiones de sus maridos. Pero es que incluso las pocas que lo saben Si lo saben rara vez se atreven a reclamar tales derechos.

VIUDAS3
Usha No sabe qué edad tiene: “Entre 70 y 80 -nos dice-. Vine de Calcuta hace 20 años, cuando enviudé. Tengo cuatro hijos, pero no les gusto, no quieren gastar dinero conmigo. Nunca he sido feliz. Mis hijos nunca me han querido y ya no quiero a mis hijos”.
009-8326
.A diferencia de los varones indios, a las viudas no se les permite volver a casarse.
.A diferencia de los varones indios, a las viudas se las despoja de sus derechos de propiedad.
. A diferencia de los varones indios, a las mujeres, la condición de viudas les proporciona un status social y religioso de segundo grado.
.A diferencia de los varones indios, las viudas reciben un escaso beneficio en el reparto de los bienes familiares, en los casos que reciben algo..

title=”VIUDAS9″>VIUDAS9

La mujer india apenas tiene infancia. Trabaja duro, ayuda a limpiar la casa, cocinar y transportar agua. Sobre los 9 años las prometen en matrimonio y esperan a que les baje el periodo para enviarlas a la casa del marido donde habitan bajo la autoridad del suegro. Es costumbre que el marido les pegue por cualquier motivo, en teoría pueden denunciar pero ninguna se atreve. Es ella la que realmente mantiene la casa y se ocupa de ganar unas rupias..
Casi un 8% de las menores indias de entre 9 y 14 años están casadas, y la cifra asciende al 50% en adolescentes de entre 15 y 19 años.Si el futuro marido muere antes del encuentro, la niña se convierte en viuda y es condenada a permanecer de luto el resto de su vida.. El respeto a las viudas no está en los códigos de los hombres. Cuando su padre muere sacan a su madre de casa. Cuando el marido muere, los hijos y familiares cierran la casa y la ponen en venta. Dentro, como un mueble más, queda su viuda, a veces vieja y ciega. Los hijos, ya casados, no quieren hacerse cargo de ella. Hay un 10% que podría vivir dignamente si sus hijos no las abandonaran.”
001a-1332
“Muchas de ellas son literalmente obligadas por sus mismas familias a trasladarse a la ciudad sagrada de Vrindavan, al norte de India, donde existen miles de templos dedicados a Krishna. Vindravan es popularmente conocida como “la ciudad de las viudas”, un asilo para miles de mujeres dedicadas íntegramente a la oración como práctica de liberación (moksha). “Me pregunto en qué sentido deberíamos aún ser “respetuosos con lo sagrado”, por mencionar el contenido de uno de los últimos discursos de Benedicto XVI. Ninguna de estas oraciones informa sobre la estructura patriarcal de la sociedad y su sanción “sagrada” en la religión organizada, que consagra extraordinarias diferencias entre las personas que enviudan” : Inma Sanchos, periodista de la Vanguardia.
002-2213
Muchas duermen en los arcenes de la carretera, otras a las puertas de los templos. En invierno la temperatura baja hasta los cuatro grados.
Las casas de las viudas, son sucesivos agujeros, cuevas sin ventana ni luz eléctrica que huelen a orín y por las que pagan 110 rupias al mes. Las viudas viven en cuclillas, duermen sobre el pavimento de cemento, y todo su ajuar es una olla mugrienta.
003-3154
Cuando sus hijos las echan, inician un largo viaje hacia la ciudad sagrada de Krisna, donde podrán cantar en los “ashrams” por una rupia (0.0194 euros) al día. En muchas ocasiones lo que el marido les ha dejado es una chabola de barro que se deshace con las crecidas del río y las lluvias. Nadie les ayudará a reconstruirla, y, además, esas tierras son propiedad del Estado.
004-4042

Mas de ocho mil viven en Vindavan, a 240 kilómetros de Delhi, un lugar conocido como la ciudad de las viudas. Llegan de todos los rincones de India a malvivir de la caridad y a cantar a Krisna, Esta pequeña ciudad es sagrada, uno de los lugares de peregrinación más importante de India. Ellas creen que morir aquí supone alcanzar la liberación instantánea. En sus calles polvorientas hay muchas “ashrams” para viudas que se mantienen con donativos.
005-4868
Lo que cuelga del techo son harapos
007-6522
Caminan por las calles con la mano extendida pidiendo limosnas a intervalos sonrien con dulzura, juntan las manos y musitan “ Hare Krisna” Algunas tienen los pies completamente llagados, y la mayoría apenas conservan dos dientes. Su tez es oscura, son gente de campo. Piel y huesos. India es cruel con ellas: cuando muere el esposo, al que desde niñas las enseñaron a someterse, quedan marginadas socialmente.
VIUDAS2
A las seis y media de la mañana, Vindravan es un hervidero. El color que predomina es el blanco, el color de las vacas y de las viudas que invaden las calles en un único sentido, caminando con sus pasitos cortos hacia Bhajanashram, el mayor de los 18 templos a los que acuden a cantar a Krisna. Lo hacen durante ocho horas, sentadas en el suelo, mirando hacia el centro, donde una viuda dirige los cánticos. Es un patio de color azul con columnas rojas bañado por una luz cenital. Debe de haber mil mujeres. Un hombre les reparte la paga, una rupia.
VIUDAS4
El gobierno de India da a cada viuda 1500 rupias al año que deben cobrara a través de los bancos, pero el 95% son analfabetas y más del 25% no conocen sus derechos y no lo cobra. El Gobierno gasta el dinero en institutos que hacen censos y estadísticas sobre viudas, el resto se lo quedan los intermediarios. Si se les habla, todas sonríen, ninguna conoce su edad, muchas han olvidado cuánto tiempo llevan en Vindravan, y la mayoría procede de Calcuta. Sus historias son monótonas: “Yo tenía una choza de barro, pero el agua se la llevó”, “nunca he ido a cobrar la pensión” o “fui una vez, pero no entendí”.
010-9187

(datos de Indian.org)

Tu comentario es importante para mi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s