Indian & arab recipes and culture

Recetas y cultura india, pakistaní y árabe

Devi- La Diosa

Deja un comentario

Devi significa “Diosa” en sánscrito. Así, pues, en ocasiones, este término se usa genéricamente para describir a cualquier diosa. Por lo tanto, todas las diosas son consideradas aspectos diferentes de una única Devi, que es la energía femenina del Único Creador. Es Ma, la Madre.

En una forma de Hinduísmo llamada Shaktismo (debido que adoran a Shakti o Devi Mata, nombre hindú para calificar a la Gran Divina Madre) la consideran la fuerza conductora del Universo sin la cual, el aspecto masculino se muestra incompleto. Es el útero en el que la energía masculina concibe la vida. Personifica el poder absoluto, creativo, compasivo. El Shaktismo apareció en la Edad Media junto a la rama Tantrista.

En el panteón Hindú ocupa un lugar privilegiado y se le dedican pujas o adoración de su estatuilla (celebración con las estatuas de Vishnú, Visaba, Parvati, Diva y Skanda). En cada hogar, escogen un dios. En los rituales de las pujas, se le instala en un altar de la casa o del huerto. Mañana y tarde se rezan plegarias y letanías, se queman varillas de incienso, se agitan lamparillas de aceite, se ofrecen flores o una lluvia de pétalos de flores, etc. Asimismo, un momento muy importante es cuando se la viste, se comparte los alimentos con el dios/la diosa y, posteriormente, dichos platos son compartidos entre todos los presentes.


Devi es acción, construye y destruye. Regenera la Creación. Como Fuerza Cósmica se presenta como Durga, quien en la gran batalla mata a Mahisha, el demonio búfalo; la negra Kali que baila sobre los cadáveres de los que ha matado y devorado; Chamunda (la demacrada) y como Devi en sí misma.

Oración dedicada a Devi:

“Madre, que cada una de mis acciones sea de adoración y abandono total de mí mismo, que cada sonido que brote de mis labios sea el canto de tu poderoso mantra, que cada gesto de mis manos sea un mudra de sagrado homenaje, que cada uno de mis pasos me lleve hacia tu Ser, que toda comida o bebida se convierta en una ofrenda a tu fuego sagrado, que mi descanso sea una reverencia. Madre, que cada uno de mis actos y de mis alegrías sean de adoración.”

Sri Shankara
Saundarya Lahari

La Diosa Durga

También, existen las representaciones pacíficas de Devi, entre las que encontramos a Lakshmi, mujer de Vishnú, sumisa, dócil y fértil; a Ganga, la Madre Diosa del río Ganges (una de las esposas de Shiva); Parvati, esposa de Shiva e hija del monte Himalaya y Sarasvati, Diosa de la literatura, la danza y el teatro y esposa de Brahma; Vasudhara, la Diosa budista Tara, y la Diosa jainista Ambika.

Lakshmi es la Diosa de la Fortuna, esposa de Vishnú, poseedor de toda la riqueza.


Esa riqueza la libera a través de las manos doradas de Lakshmi, quien bendice a los devotos honestos. La riqueza a la que nos referimos no es tanto material como espiritual. Esta Diosa surgió del océano de leche batido, el cual significa la mente del que busca la espiritualidad y la acción de batir la leche es el proceso de purificación de las capacidades innatas. De ese océano surgen varios objetos, entre ellos la ambrosía que es el premio que se obtiene cuando se ha purificado la mente.
Dos de las cuatro manos de esta diosa, sostienen dos flores de loto que simbolizan la belleza y la fertilidad.

La flor de loto, belleza y fertilidad

Las dos reencarnaciones más conocidas de esta pareja de dioses son Rama y Sita y Krishna y Radha.


Ganga representa el agua como energía líquida y se recoge en los Textos Védicos anteriores al 1.300 antes de Cristo, en la personificación del Ganges, que baja desde las cumbres del Himalaya y que acaba en las planicies, como dador de vida.

Vasudhara, Diosa budista de la riqueza, de la suerte y de la abundancia es una de las diosas más veneradas en Nepal. Sus devotos le piden buenas cosechas y descendencia. Observamos que tiene seis brazos en los que sostiene los cuatro principios sustentadores de la existencia: el libro de la sabiduría, la cáscara de un grano, una vasija llena de agua, un racimo de joyas.

Tara, otra Diosa budista que cuenta con muchos fieles, protege de la maldad y aparta los obstáculos del camino de los humanos. De hecho, su nombre “Tara, significa “cruzar” en relación a atravesar el mar de la existencia.

Ambika se asocia con el árbol del mango y sus frutos. Se le pide protección para madres e hijos. En el Jainismo, es una de las diosas que espera paciente a los veinti-cuatro liberadores llamados Jinas. Su color es de oro y el león es su vehículo. En sus cuatro manos porta un mango y una rama del árbol del mango y, en sus dos manos izquierdas, una rienda y, en la otra, sus dos hijos.

Parvati, Madre Divina

Parvati(o Shakti) se llamaba Uma de soltera y para llegar a ser esposa de Shiva tuvo que pasar numerosas pruebas. Shiva deseaba una esposa fiel y devota. Devi como Parvati es la representación más compleja de la diosa.

Shakti se mantiene al lado de su marido mientras él danza en éxtasis o juega con sus hijos Ganesh y Skanda. Constituyen el símbolo de la familia por antonomasia. A menudo los podemos encontrar como Ardhanari, la “media mujer” que representa el concepto de divinidad masculino/femenino como uno sólo.

Tres de los aspectos benévolos de Devi son: Sati-Uma-Parvati.
Sati fue la primera esposa de Shiva, cuyo ascetismo y devoción hacia Shiva, enamoraron a éste último.

Desafortunadamente, el padre de Sati insultó a Shiva en su presencia. Sati no pudo asimilarlo y, sentada en la posición del loto, se autoincineró. Shiva, lleno de dolor, danzó sacudiendo la Tierra con su pena. Vishnú, entonces, dividió el cuerpo de Sati por todo la Creación y allí donde cayeron sus miembros, dichos lugares, se llamaron Shakti Pitas. Estos puntos son centros de poder espiritual muy visitados.

Se reencarnó en Uma, hija de Dios de los Himalayas y es la Energía Cómica (prakriti) que no puede ser separada de Shiva (purusha), la Conciencia en estado puro. Y así se convirtió en Parvati.

Shakti y Shiva, con su hijo Ganesh, el símbolo de la familia

Poesía dedicada a Parvati:

“La abeja de mi mente está absorta
en el loto azul de Tus Pies,
¡oh Madre Divina!
Yo bebo del néctar de Tu tierno Amor.
Esta abeja reina Tuya,
solo liba de la flor que exhala Tu perfume.
Renunciando a la miel de los placeres de los sentidos,
y volando muy alto por encima de los jardines efímeros
de la vana fantasía,
pude al fin hallar Tu ambrosíaco loto de luz.
Yo era Tu abeja laboriosa
y vagaba por los campos de las encarnaciones,
atraída por el olor de las flores de incontables experiencias.
Pero ya nunca volveré a vagar,
porque Tu fragancia ha apagado para siempre
la sed de perfume de mi alma.”

Paramahansa Yogananda

 

 

Puja de Kali

Kali, también llamada Shyama Kali, es la primera de diez encarnaciones (avatares) de Durga. Sus devotos piden paz para el mundo, felicidad, salud, prosperidad, protección. Es una puja de carácter tántrico.

“My child, you need not know much in order to please Me.
Only Love Me dearly.
Speak to me, as you would talk to your mother,
if she had taken you in her arms.”

Oración a Kali en su puja.

En resumen, Devi, la Diosa, nos ayuda a liberarnos de adicciones, malos hábitos y ataduras y a desintoxicarnos. Nos concede la gracia de limpiarnos interiormente.

Nos guía para que encontremos más sentido en nuestra existencia y en nuestro trabajo o vocación.



Purifica nuestro cuerpo y nuestra mente y sana nuestras relaciones.

¿Cómo podemos conectar con ella?

La mejor forma es sentarnos a solas, en la Naturaleza bien sea en la playa, en el campo, sobre la hierba o sentad@s sobre una piedra. Rodéate con tus propios brazos e imagina que Devi se une a tí, que te abraza suave y cálidamente. Siente su amor en tu corazón y en tu cuerpo. Absorbe esa sensación con una larga inhalación y una muy lenta exhalación. Disfruta el momento. Pídele, humildemente, que entre en tu interior, en tu mente y en tu corazón y que te purifique eliminando cualquier mal pensamiento, cualquier toxina, cualquier endurecimiento o terquedad.
Siente que sus energía amorosa te llena y que te limpia cuidadosamente, sin dejar ningún resquicio pero con dulzura. Es normal que puedas sentir unas ligeras vibraciones cuando libere las energías inferiores. Una vez vuelva la calma a a tu cuerpo,
permanece en unión con Devi tanto tiempo como quieras o puedas.

Pídele que te ayude a levantarte y siente cómo se renueva la energía de tucuerpo.
Agradece a la Diosa Devi su ayuda e intenta realizar esta invocación más a menudo.

AUMMMMMMMM

Tu comentario es importante para mi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s