Indian & arab recipes and culture

Recetas y cultura india, pakistaní y árabe

Comer en Karachi

Deja un comentario

Cuando uno va a vivir en un país como Pakistán, una de las primeras cosas que aprende es a ser muy cuidadoso con lo que se come y se bebe.
Todo, absolutamente todo es picante, pero la experiencia culinaria es realmente placentera
Los alimentos más “peligrosos” son los frescos. Es decir que todo lo que sean ensaladas o frutas tiene que pasar por un proceso minucioso de limpieza y es mejor evitar comerlos en la calle o incluso en locales públicos donde la higiene deja mucho que desear. Además, que el agua con la que se lavan no es potable, y mejor no tomar hielo en las bebidas, a pesar del calor abrasador.
Luego está el “negociar” las especias y el picante que contiene toda la comida india y paquistaní y que puede causar estragos en un estómago “virgen”. no acostumbrado a ello. Los episodios de gastroenteritis ocasionales son de lo más normal
Hay colores y sabores para todos los gustos.Los dulces son muy muy dulces y el consumo de azúcar de la población es francamente alarmante.
Todo, absolutamente todo es picante. Y cuando a uno le dice su anfitrión eso de: “¿Puedes con las especias? Este plato lo hemos cocinado muy suave para ti”, pues ya sabes que va a picar como todos, sólo que quizá no han añadido los jalapeños del final y por lo tanto, entra en la categoría de “suave” para paladares asiáticos.
Pero una vez se ha superado el drama del picante y se ha aprendido a comer “a la paquistan픑, es decir envolviendo los bocados en pan o añadiendo yogur a los currys muy fuertes, la experiencia culinaria es realmente placentera.

Los panes.

 

El más popular es el chapatti, algo así como una tortilla mexicana hecha de harina integral. Fino y delicioso cuando está recién hecho. No lo preparan al horno sino en una especie de parrilla especial que se llama tawa.
Luego están el Naan y el Tandoori roti, ambos cocinados en horno de barro, redondos u ovalados y con semillas de sésamo, el primero con harina blanca y el segundo con mezcla de harina integral. ¡Son absolutamente deliciosos y el perfecto acompañamiento tanto para las barbacoas como para los currys más espesos!
Luego están los parathas y sheermals. Los parathas están hechos de harina integral pero a diferencia de los chapattis, se fríen en aceite o ghee y generalmente se rellenan de patatas, coliflor u otras verduras. Es el desayuno favorito de los domingos y el aperitivo ideal de un picnic. ¡No hay paquistaní que se resista a sus encantos!
El Sheermal es una variedad de pan dulce que contiene leche y azúcar en cantidades generosas, lo que lo hace el favorito de los niños.
Los paquistaníes a diferencia de los indios son fundamentalmente carnívoros. Eso significa que les encanta comer cantidades industriales de carne
un rincón increíblemente popular de Karachi se llama “Barbecue Tonight“. El dueño empezó literalmente con un puestecito vendiendo kebabs y ahora es propietario de un negocio millonario de tres plantas en el que los fines de semana es absolutamente imposible encontrar mesa.
Los precios no son elitistas y el ambiente es muy familiar pero la vista de la enorme parrilla situada a la entrada del restaurante es espectacular. Decenas de cocineros asando costillas, kebabs, pollo, pichones, gambas, etc a destajo. ¡La comida es absolutamente deliciosa, aunque no apta para vegetarianos!

Uno de los platos más consumidos y al que se dedican cientos de pequeños restaurantes en Pakistán es el Byriani, digamos la paella paquistaní. Con una base de arroz al que se añade pollo, carne de vaca o patatas y una variedad de especias que le da un sabor muy especial. Lo comen con raita -un preparado de yogur con menta y otros condimentos.
Para estómagos más sólidos están lo que Occidente conoce como “currys“. El Nihari, siendo delicioso, es fuerte. Un estofado de cordero o vaca con una salsa espesa y picante. Y las distintas variedades de karahis, pasandas, masalas -todo ello tipos de salsas- en las que cocinan cordero, vaca, cabra, pollo, pescado y hasta marisco.
Se consume también mucha verdura, porque todo ágape tiene varios platos y hay una enorme variedad de recetas de berenjenas, coliflor, espinacas, guisantes y verduras más étnicas como la okra o dedos de dama.

Más humildes pero increíblemente sabrosos son los platos con legumbres. La variedad de lentejas y fríjoles en esta parte del mundo es asombrosa. Las hay de todos los colores y tamaños y se acompañan normalmente con arroz basmati.
Un plato lleno de minerales porque combina varias clases de legumbres y pollo desmenuzado es el Haleem.

Tu comentario es importante para mi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s