Indian & arab recipes and culture

Recetas y cultura india, pakistaní y árabe

Marmas

1 comentario

Marmas:
Son núcleos y nudos de conexión de los canales por donde fluye la energía sutil en el cuerpo astral, que se proyectan hacia el cuerpo físico permitiendo el impulso motriz. De acuerdo con el Sushrutra Samhita los 108 marmas son áreas muy vulnerables donde se unen los músculos, las venas, los ligamentos, los huesos y las articulaciones. El trastorno de estos puntos causa un incremento del humor vata (uno de los tres doshas de la medicina ayurvédica, los otros dos son pitta y kapha), el bloqueo de los nadis y puede producir dolor, pérdida de algún miembro, pérdida de sangre, respiración entrecortada, colapso e incluso la muerte. El masaje ayurvédico trabaja de forma especial sobre ellos para eliminar toxinas y mantener el equilibrio del cuerpo.
Los detalles de la anatomía sutil son importantes para aquellos practicantes de los Vedas y del Tantra cuya conciencia es lo bastante sutil para percibirlos. En la actualidad sólo unos pocos practicantes ayervédicos han tenido siquiera un mínimo contacto con svarodaya, y si bien muchos aprenden la doctrina de los marmas en la universidad, pocos son los que la aplican en la práctica. Un marma es un punto del cuerpo debajo del cual se cruzan estructuras vitales que tanto pueden ser físicas como sutiles, o de ambas clases. Algunos de estos puntos son idénticos a los puntos de acupuntura, y otros casi idénticos. El daño que puedan sufrir los marmas a causa de traumatismos externos o de desequilibrios metabólicos internos tiene consecuencias graves y potencialmente fatales.
Al parecer, a los marmas se los conoce desde la época védica. Los guerreros apuntaban a los marmas de sus enemigos para infligirles el mayor daño posible, y los cirujanos empleaban su conocimiento de los marmas para tratar esas mismas heridas. Sushruta clasificó 107 marmas basándose en las estructuras afectadas (músculos, vasos sanguíneos, ligamentos, nervios, huesos, articulaciones) y en la localización, la dimensión y las consecuencias de la lesión (muerte rápida, muerte poco tiempo después, muerte tan pronto como se extrae de la herida algún cuerpo extraño, incapacidad o simplemente dolor).
Aunque la aplicación práctica del conocimiento de los marmas corporales ha desaparecido en la mayor parte de la India, persiste en el estado meridional de Kerala entre los practicantes del arte marcial conocido como kalarippayattu (una forma de llamar al vyayam).
En su actual forma, que data aproximadamente del siglo XII, kalarippayattu es en palabras del profesor Phillip Zarrilli, “similar a la práctica del hatha yoga en cuanto una serie de ejercicios físicos preliminares conduce no solamente a un extraordinario control físico, sino también, a la larga, a una interiorización que permite el descubrimiento de aspectos más sutiles de la práctica”. Kalarippayattu está, pués, vinculado con Dhanur Veda (la ciencia de la guerra), el Ayurveda y la práctica de la meditación. Los maestros de kalarippayattu reconocen de 160 a 220 marmas en la práctica marcial, y en la terapia usan los 107 de Sushruta. En kalarippayattu se considera al ser humano como un conjunto de tres cuerpos, intrincadamente entretejidos: el cuerpo cambiante de los fluidos, que incluye los tejidos y los materiales de desecho: el cuerpo relativamente menos cambiante de los músculos, los huesos y los marmas; y el cuerpo sutil, con sus nadis y su chakras.
Estos “cuerpos” no son estructuras separadas y absolutas, sino que se los trata como si lo fueran debido a lo especializado de sus funciones dentro de la estrucutra unificada. No hay contradición entre esta clasificación y la de las Cinco Envolturas; ambas son simplemente diferentes maneras de considerar la misma realidad, debido a los distintos propósitos a que sirve cada clasificación.
De acuerdo con kalarippayattu, la lesión de un marma bloquea o corta el nadi asociado en ese punto, con lo cual se interrumpe a la vez el flujo de prana (fuerza vital) y el flujo de vata (el producto de desecho y la forma activa del prana) en la zona afectada.
Sólo se produce un daño profundo si hay una penetración de por lo menos una angula (unos dos centímetros y medio) en los tejidos situados por debajo del punto, es decir que con una mera bofetada no se le hará daño alguno.
La maniobra inmediata de primeros auxilios para una lesión como ésta es un golpe o cachete aplicado con firmeza en el marma similar del lado opuesto del cuerpo, con lo que se vuelve a movilizar el prana para hacer que la víctima quede fuera de peligro.
Esta medida ha de aplicarse dentro de cierto tiempo para que funcione, y debe ir seguida por el tratamiento necesario para compensar el desequilibrio de los doshas causado por la lesión.
Al igual que un chakra, un marma no es siquiera una verdadera estructura, porque no existe en todo momento.
El profesor Zarrilli destaca el hecho de que el marma existe solamente en la medida en que hay prana en el cuerpo -es decir que un cadáver no tiene marmas- y que cualquier marma sólo está plenamente activado cuando recibe un aporte real de prana; la muerte o el daño diagnosticado como resultado de la lesión de un marma se produce sólo cuando exactamente ese marma es atacado.
El movimiento del prana a través de los marmas corporales y su concentración en ellos están bajo el control del día lunar; en esto la doctrina del marma es sorprendentemente similar a la de la sexología india, que detalla las zonas específicas del cuerpo de una mujer que se encuentran predispuestas a la excitación erótica en determinados días del ciclo lunar debido al movimiento del prana en su interior.
Anuncios

Un pensamiento en “Marmas

Tu comentario es importante para mi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s