Indian & arab recipes and culture

Recetas y cultura india, pakistaní y árabe

AYURVEDA- LOS 7 NIVELES DE DESEQUILIBRIO

Deja un comentario

Cuando nuestras energías están descompensadas aparece la enfermedad, por ejemplo si trabajamos demasiado se sobre carga nuestro sistema y usamos nuestros sentidos inapropiadamente o yendo en contra de nuestro reloj interno, lo cual creará un estado que permite que las enfermedades se desarrollen.

Hay que alimentar la mente, el cuerpo y el espíritu con los mejores ingredientes posibles para conseguir el máximo de salud y bienestar. Estar siempre ocupado, tratar de abarcar todo, tener un trabajo que no nos gusta, comer productos procesados y alimentos chatarra, fumar y beber demasiado y volverse negativo o estresado puede trastornar todo nuestro organismo.

Este desequilibrio se manifiesta en siete estados:
Las influencias negativas hacen que se acumule uno o más doshas, descompensando los demás.
Si éstas continúan, los doshas se descomponen aún más. A este segundo estado se le llama de agravación.
El desequilibrio de los doshas se extiende por todo el cuerpo. Este proceso se le llama dispersión.
El dosha afectado se desplaza para el cuerpo y se coloca en áreas inapropiadas, causando la acumulación de deshechos.
En estas zonas aparecen los primeros síntomas leves de la enfermedad
Los síntomas leves se pueden convertir en una enfermedad grave, repentina pero que no dura mucho.
Si no se establecen y eliminan las causas (las influencias externas) la enfermedad puede volverse crónica.

El ayurveda intenta solucionar el problema en el cuarto nivel o antes de que se convierta en una enfermedad. La palabra clave es la prevención. Si se mantiene bajo control las influencias externas, no se producirá el desequilibrio. Si el tratamiento tiene éxito, las energías vitales recuperan el equilibrio y vuelven la vitalidad, salud y energía.

Cada elemento rige diferentes partes del cuerpo y cada desequilibrio apunta a un dosha diferente. El aspecto de las células es diferente dependiendo del dosha predominante y ciertas partes del cuerpo tienden a ser afectadas por un dosha determinado. Por ejemplo, un exceso de vata se suele manifestar en la piel, sistema nervioso, colon, e intestino grueso y delgado, porque estos están relacionados con el vata.

Exceso de Vata:
El área más afectada por un exceso de vata es el colon, los síntomas incluyen flatulencia, estreñimiento, indigestión, dolor de espalda, piel seca, artritis, cavidad pélvica, caderas, oídos, huesos, problemas circulatorios y emocionales.
Exceso de Pitta:
Las áreas afectadas por un exceso de Pitta incluyen la piel, metabolismo, intestino delgado, ojos, hígado, bazo, vesícula, estomago, glándulas sudoríparas, glóbulos rojos, ojos, tejido graso, piel, páncreas y cabello. Los síntomas se representan en problemas de piel, caída de cabello, diarrea y problemas en los procesos de eliminación.
El exceso de Kapha:
Las áreas más afectadas por el exceso de Kapha son las articulaciones, sistema linfático, fluidos corporales, pecho, fosas nasales, garganta, bronquios, pulmones, líquido cenobial, suero, meninge y mucosas. Síntomas: respuesta mental lenta, digestión lenta, congestión, sueño, retención de líquidos, exceso de peso y secreción bronquial.

Los doshas se complementan y alimentan en movimiento continuo. El desequilibrio afecta a los siete tejidos del cuerpo como son el plasma (rasa), sangre (raktha), músculos (mamsa), grasa (madas), huesos (asthi), médula y nervios (majja), tejidos reproductivos (shakra). Todos se proporcionan energía mutuamente, de modo que si uno sufre, sufren todos.
Por ejemplo, los problemas en la producción de plasma afectan la calidad de la sangre, el cual repercute en los músculos.

Cada tipo de tejido tiene su propio proceso metabólico (agni), que determina los cambios metódicos en los tejidos. Cada tejido produce derivados, que son usados o eliminados por el cuerpo. La menstruación es un derivado de rasa. Los tejidos también son controlados por los doshas, de modo que un exceso de Kapha en el plasma puede causar un periodo abundante.

Los dhaatus se forman con lo que comemos y mediante el proceso de gañí.
El desequilibrio de uno de los siete tejidos provocará una enfermedad. Si los dohas están en equilibrio y armonía, el proceso digestivo y el metabólico serán eficientes. De lo contrario, se manifestará alguna enfermedad propia de los tejidos.

Tu comentario es importante para mi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s