Indian & arab recipes and culture

Recetas y cultura india, pakistaní y árabe

SINCRONICIDAD

Deja un comentario


El universo es más milagroso de lo que suponemos.

Todo está planeado tan exquisitamente que en cualquier momento todos recibimos de los demás actores de nuestra vida las enseñanzas que necesitamos.
Los maestros espirituales enseñaban que todo es uno; que el progreso tuyo es el progreso mío, que tu aflicción es mi aflicción.
También decían que todo estaba relacionado a un determinado nivel.
El concepto no es fácil de entender, pero explica por qué, cuando nosotros cambiamos, todo cambia a nuestro alrededor.
El cambio mental consiste en pasar de ver un mundo hecho de cosas a ver un mundo de posibilidades, abierto y fundamentalmente hecho de relaciones. Cuando ocurre este cambio nuestro sentido de la identidad también cambia y empezamos a aceptarnos mutuamente como seres humanos legítimos.
También vemos que es prácticamente imposible que nuestras vidas carezcan de significado.
Cuando comenzamos a “comprometernos” a un nuevo tipo de compromiso, hay un flujo a nuestro alrededor.
Las cosas parecen ocurrir sin más. Estamos en un estado de compromiso y rendición y empezamos a experimentar lo que se ha dado en llamar «sincronicidad».
La sincronicidad es un principio de conexión no causal, una coincidencia significativa de dos o más sucesos en la que está implicado algo más que la posibilidad aleatoria.
Es la ocurrencia simultánea de unos eventos que corresponden a un mismo sentido, sin que haya entre ellos relación de causa y efecto.
Los acontecimientos sincronizados son una señal de que nos hallamos recorriendo el sendero adecuado, que no somos meros observadores, sino participantes de una red cósmica interconect ada.
La sincronicidad es un resultado.

Cuando entramos en sincronicidad con el Universo, a través de nuestro cambio interno; los llamados “milagros comienzan a surgir en la vida de forma cotidiana

Si admitimos la idea de la sincronicidad, entonces nuestra vida tiene sentido, todo acontecimiento de ella y toda persona que intervenga obedecen a un sentido y no nos sentimos como víctimas.

Si admitimos que estamos conectados al Universo, tendremos que asumir más responsabilidades, incluso cara a los demás.

Lo que significa, “hacernos cargo de nuestra vida” y ver a los demás como un todo unificado a una Energía superior.

Las personas felices y eficaces abrazan este concepto de «unidad».
Para ellas todo lo que ocurre contribuye al sentido de su vida. Confían en que las circunstancias se sincronizarán a su favor.

Nada de lo que aparece en nuestra vida se puede fundamentar como algo exterior a nosotros que nos cae del cielo, las hemos creado nosotros.

Algo que estaba latente en nuestra mente y se materializa en algo real que encuentra su expresión en la vida, ya sea una pareja, un trabajo, una ruptura, etc.

Esto lo hacemos sincronizando nuestra inquietud interna, nuestros pensamientos, con determinados sucesos que ocurren pero que reflejan con la misma exactitud que un espejo, aquello que estábamos sintiendo o pensando en un momento determinado.

La sincronicidad es mágica porque al ver como se expresa algo que estaba en nuestro interior, nos damos cuenta que nuestra vida responde a un patrón determinado.

La progresión es como secuencias de esa película y si sabemos relacionar una secuencia con otra, podemos ver o adivinar la película entera.

El primer paso que debemos dar para afrontar, es ser concientes de que los creadores del cambio que vamos a afrontar somos nosotros mismos, que todo lo que nos ocurre lo hemos decidido nosotros, desde nuestro ser más profundo, no con nuestra voluntad ni decisión consciente pero al fin y al cabo lo hemos elegido.

Si fueramos conscientes del porqué de todas las cosas, estas situaciones no supondrían ninguna dificultad ni inquietud, porque veríamos la película completa y sabríamos el final de todo, pero como éste no es el caso, tenemos que ver el tránsito secuencia a secuencia, intentando hacer lo mejor que podemos en cada momento, es decir empleando el factor tiempo y viendo de qué manera la progresión se va sincronizando en nuestra vida con algo equivalente en el exterior, cómo lo va creando y lo vamos asimilando, cómo reaccionamos, cómo lo aceptamos o lo rechazamos.

La sincronicidad es una ley que funciona incluso en pequeños detalles cotidianos, cuando un día modificamos nuestros pensamientos acerca de algo y de repente empiezan a ocurrir cosas relacionadas con ese cambio de actitud mental.

«Todos somos protagonistas de nuestras propias vidas y extras de un drama superior» –
Carl Jung

Anuncios

Tu comentario es importante para mi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s